Prefiero perder, que ayudarte a ganar

Deportes ilustrados diario. #8. 9 de abril de 2017 #ParisRoubaix2017

IMG_0474

Para los que nos dedicamos a escribir de ciclismo, los favoritismos no existen. Es como cuando preguntan a un niño si quiere más a papá o a mamá. No se contesta. Se sonríe y se miente. Greg Van Avermaet bajó un escalón en mi escala de esos favoritos que ‘no existen’, cuando ganó en Río 2016. La caída de Nibali me llegó tan dentro del corazoncito de supuesto observador objetivo, que cayó todo mi recelo sobre el bueno y bronceado de Greg. En ciclismo no se puede decir que uno ha ganado porqué el otro se ha caído, ha pinchado o le han hecho todo el trabajo. Se sabe, pero no se dice. Nunca se cuestiona un triunfo. En esos favoritismos que ‘no existen’ me hubiera gustado que ganara Boonen. Porque me cae bien, porque dejó la adicción a la cocaína, porque se retira este año y porque corría con la Roubaix de Specialized. Los gringos son de los pocos fabricantes que saben innovar tecnológicamente en condiciones.

La clásica de hoy, polvorienta y llena de trabajo para las motos de Mavic, ha dejado a un Sagan tocado y hundido hasta que vuelva a coger fuerzas para la Amstel Gold Race, un Boonen que se queda sin su quinta Roubaix en su año de despedida y un Stybar que aún siendo mejor esprinter que Greg, se ha pasado de desarrollo en un velódromo como el de Roubaix que ni tiene los peraltes altos, ni la superficie rápida. Van Avermaet le ha ganado con piñón más grande. Con dos cojones. Lección aprendida para Stybar.

El resto es historia. Nos quedaremos con los 5 o 6 directores de equipo que yo hubiera despedido si fuera su jefe, después de tener corredores en un pelotón de 30 tíos y que ninguno haya tenido el valor para neutralizar a un grupo de 5 que estaba a menos de un minuto. Aquí al ciclismo y al ciclista le queda mucho por aprender. Prefieren perder seguro, que intentar ganar por no beneficiar a un rival. Mal, muy mal. Solo tienen excusa los que llevaban a un compañero delante (BMC,Trek, Cannondale, Sky  y Quick-Step), el resto, a la cola del paro.

Y es que el perder para no permitir ganar al resto es una posición ciclista fácil de entender, pero dura de ver para el espectador. Stybar no tira porque prefiere perder a que gane Greg Van Avermaet. Boonen no tira porque si tira se beneficia el resto del grupo. Sagan no tira porque le sigue Boonen y se beneficia de su trabajo… Y así, suma y sigue en una cadena de si tú no tiras yo tampoco, que ha dejado a Greg y compañía luchando y regulando sus 30 segundos de media de ventaja y a un Daniel Oss que hasta el kilómetro 20 se ha dejado las pelotas en el pavé, para que Greg rematara y descorchara el champán. Trabajo en equipo para enmarcar.

Esto que se conoce como el ‘efecto Cancellara’, al que seguía todo el mundo aunque parara a mear, no es más que un nuevo tipo de ciclismo, que deja para algunos pocos las gestas como la de Gilbert de hace unos días en el Tour de Flandes. Greg Van Avermaet también ganó en la Gent-Wevelgem y según San Sagan, capítulo 4º, versículo 3, ‘así lo quiso porque neutralizó la chupada de rueda escandalosa de Niki Terpstra.’ Amén.

 

 

Anuncios
Etiquetado , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: