Archivo de la etiqueta: Peter Sagan

Prefiero perder, que ayudarte a ganar

Deportes ilustrados diario. #8. 9 de abril de 2017 #ParisRoubaix2017

IMG_0474

Para los que nos dedicamos a escribir de ciclismo, los favoritismos no existen. Es como cuando preguntan a un niño si quiere más a papá o a mamá. No se contesta. Se sonríe y se miente. Greg Van Avermaet bajó un escalón en mi escala de esos favoritos que ‘no existen’, cuando ganó en Río 2016. La caída de Nibali me llegó tan dentro del corazoncito de supuesto observador objetivo, que cayó todo mi recelo sobre el bueno y bronceado de Greg. En ciclismo no se puede decir que uno ha ganado porqué el otro se ha caído, ha pinchado o le han hecho todo el trabajo. Se sabe, pero no se dice. Nunca se cuestiona un triunfo. En esos favoritismos que ‘no existen’ me hubiera gustado que ganara Boonen. Porque me cae bien, porque dejó la adicción a la cocaína, porque se retira este año y porque corría con la Roubaix de Specialized. Los gringos son de los pocos fabricantes que saben innovar tecnológicamente en condiciones.

La clásica de hoy, polvorienta y llena de trabajo para las motos de Mavic, ha dejado a un Sagan tocado y hundido hasta que vuelva a coger fuerzas para la Amstel Gold Race, un Boonen que se queda sin su quinta Roubaix en su año de despedida y un Stybar que aún siendo mejor esprinter que Greg, se ha pasado de desarrollo en un velódromo como el de Roubaix que ni tiene los peraltes altos, ni la superficie rápida. Van Avermaet le ha ganado con piñón más grande. Con dos cojones. Lección aprendida para Stybar.

El resto es historia. Nos quedaremos con los 5 o 6 directores de equipo que yo hubiera despedido si fuera su jefe, después de tener corredores en un pelotón de 30 tíos y que ninguno haya tenido el valor para neutralizar a un grupo de 5 que estaba a menos de un minuto. Aquí al ciclismo y al ciclista le queda mucho por aprender. Prefieren perder seguro, que intentar ganar por no beneficiar a un rival. Mal, muy mal. Solo tienen excusa los que llevaban a un compañero delante (BMC,Trek, Cannondale, Sky  y Quick-Step), el resto, a la cola del paro.

Y es que el perder para no permitir ganar al resto es una posición ciclista fácil de entender, pero dura de ver para el espectador. Stybar no tira porque prefiere perder a que gane Greg Van Avermaet. Boonen no tira porque si tira se beneficia el resto del grupo. Sagan no tira porque le sigue Boonen y se beneficia de su trabajo… Y así, suma y sigue en una cadena de si tú no tiras yo tampoco, que ha dejado a Greg y compañía luchando y regulando sus 30 segundos de media de ventaja y a un Daniel Oss que hasta el kilómetro 20 se ha dejado las pelotas en el pavé, para que Greg rematara y descorchara el champán. Trabajo en equipo para enmarcar.

Esto que se conoce como el ‘efecto Cancellara’, al que seguía todo el mundo aunque parara a mear, no es más que un nuevo tipo de ciclismo, que deja para algunos pocos las gestas como la de Gilbert de hace unos días en el Tour de Flandes. Greg Van Avermaet también ganó en la Gent-Wevelgem y según San Sagan, capítulo 4º, versículo 3, ‘así lo quiso porque neutralizó la chupada de rueda escandalosa de Niki Terpstra.’ Amén.

 

 

Anuncios
Etiquetado , , , , ,

SOBREVIVIR A ESPAÑA

Peter_Sagan

Foto: Twitter @petosagan

La vida no es para aficionados. España tampoco. Somos un país con un corazón tan grande como las collejas que nos han dado en nuestra dura historia. Por eso levantamos la mano como para defendernos cada vez que alguien se acerca a nuestro lado y nos pone los puntos sobre las ies. Tenemos miedo a recibir otra colleja extra y nos envalentonamos. Sobre todo detrás del volante. Como el conductor del coche médico de la Vuelta a España. Un hombre feliz con su Audi de renting con el que sobrevolar las carreteras españolas con la melena al viento y las gafas de sol Ray Ban. Soy un tipo afortunado, pensará. Con su brazo izquierdo moreno y su mano derecha subiendo el volumen de la radio mientras escucha ese cd de los grandes éxitos de Charles Aznavour que compró en una gasolinera de Despeñaperros a 5,99€. Era ese o el de Melendi.

Pero esa paz se rompe cuando llega Sagan. Si, Peter Sagan. Ese genial ciclista con un nivel de inglés justito, pero directo al grano, no de los de ‘relaxing cup of café con leche’, sino de los de fuck you bastard, son of the bitch y go and fuckyourself one time after another Si, ese inglés que sale innato después de que una moto de la organización te arrolle cuando pedaleas a 50 por hora en busca de tu triunfo de etapa. Un inglés no moderado como si lo era el de Patxi Vila, el director deportivo del Tinkoff, cuando le preguntaban por la caída de Peter. Un inglés cordial y correcto para no enfrentarse a una organización de una Vuelta mermada desde el día uno, donde cambiaron en Marbella el impoluto asfalto de Puerto Banús, por el paseo marítimo. “Metamos a los ciclistas por el albero, verás que show…” Si, verás que show. Sobre todo el show de ver a equipos profesionales paseando sus bicis de 12.000€ al lado de los espetos de sardinas humeantes y olorosos…

Que la moto de la organización arrolle a un ciclista puede pasar. Que pase tan a menudo que lo veamos casi en cada gran carrera no. Que la Vuelta juegue a los bolos con los ciclistas ya sea con motos o bolardos escondidos debajo de conos, no solo no puede pasar, sino que pasando, deja en evidencia las carencias de un país repleto de grandes corazones y grandes ineptitudes organizativas a la par. 

Como yo no soy un medio acreditado de la Vuelta a España puedo decir lo que pienso. Es un hecho que la moto ha derribado a Sagan. Sagan se ha cagado en ‘su puta madre’ con toda la razón del mundo. El eslovaco ha pateado el coche médico, su propia Specialized y si le dejan, se queda solo repartiendo manteca a todo el que pasara por allí. Algo normal. ¿Que no es un ejemplo y que hay que mostrar actitud deportiva y todo eso? Correcto. Pero la actitud deportiva es más fácil que aflore si te caes tú, si hay una montonera o si tienes un fallo mecánico. No dudéis que el fair play se va al carajo de manera inmediata si te arrolla un vehículo de la organización. 

No hace falta ser hipócritas con lo que pasó ayer en La Vuelta. Es un accidente, un lance de carrera que puede pasar. Eso también lo sabe Sagan. ¿Que su actitud delante de las cámaras no fue la más apropiada? Vale, también puede ser. Pero todos deberíamos de entender, incluso los organizadores, conductores y cámaras que Sagan tenía razón para estar tan enfadado evidentemente. Peter se ha ido esta mañana a casa, le han sancionado con casi 300€ y su Vuelta a España termina aquí. Una estrella menos en una Vuelta descafeinada a base de una gestión reguleras por decirlo suave…

La Vuelta a España está bajando enteros en esta bolsa imaginaria de las tres grandes de manera irremediable. Nadie lo quiere así, pero es imparable. El Giro crece cada año más, el Tour es intocable lo haga bien o lo haga mal y la Vuelta se va a autodestruir sino cambia su modo de operar.

Dudo que Sagan quiera volver a correr la Vuelta. No le culpo. Yo no creo que volviera a pesar de ser español y entender mejor que él la idiosincrasia de este gran país venido a menos, que levanta la mano a las primeras de cambio. La vida no es para aficionados. España tampoco.

Etiquetado , ,
Anuncios